La motivación en los trabajadores

La motivación es un tipo de fuerza que activa el comportamiento, lo dirige y que está detrás de toda acción. Este tipo de impulso puede ser provocado por un estímulo externo pero, también, por una respuesta a una fuerza interna generada por el razonamiento, relacionado con algún objetivo que el individuo quiere alcanzar.

¿Cómo conseguir la motivación en los trabajadores?

Existen diferentes técnicas que se utilizan desde la dirección para motivar a los empleados, como pueden ser la motivación a través del dinero o la participación en el trabajo. Pero existen otras formas de motivar a los trabajadores y por ello no quiere decir que las anteriormente expuestas no sean importantes pero es imprescindible que una empresa para que llegue a ser eficaz sea capaz de motivar a los trabajadores y para ello existen diferentes líneas de actuación, como pueden ser:

Delegar autoridad y responsabilidad

Algunas veces, los trabajadores son un poco reticentes a asumir más responsabilidades pero siempre terminan por aceptar, ya que esas responsabilidades se consideran como una señal de que los directivos y/o superiores están satisfechos con su trabajo.

Comunicar a los trabajadores lo que se espera de ellos

En ocasiones, los objetivos de un directivo en relación a uno o varios de sus subordinados quedan frustrados, porque éstos no sabían concretamente lo que se esperaba de ellos.

Reconocer el mérito de los trabajadores

Un factor muy importante de motivación para una persona en cualquier situación es sentirse apreciado. En relación a un puesto de trabajo, aunque lo normal es que las personas deseen hacer bien su trabajo, también quiere que se les reconozca por ello.

Los trabajadores tienen que concocer sus progresos

Un superior tiene como obligación dar a los trabajadores los medios por los que puedan conocer los progresos que realizan en el trabajo. Para ello se tienen que fijar objetivos y dar los medios para que los propios trabajadores puedan saber por sí mismos el nivel alcanzado de esos objetivos. De esta manera pueden autocontrolarse, lo cual evita el frecuente control por otras personas, que es un factor que resta motivación.

Hacer que el trabajador participe en las decisiones que conciernen a su trabajo

Porque cuando las personas se involucran en las decisiones que afectan a su trabajo están mucho más dispuestas a aceptar esas decisiones y comprometerse con ellas.

Facilitar la formación y el desarrollo personal de los trabajadores

Cuando a un trabajador se le facilita formación aumenta la moral y su productividad. Además, los trabajadores resultan beneficiados por su mayor preparación y comprueban que el factor humano es importante para la empresa.

Hacer que la remuneración y la promoción se correspondan con los méritos

Para un trabajador es frustrante comprobar que la empresa no valora adecuadamente sus méritos y debe ser la empresa la primera interesada en que sus trabajadores estén bien remunerados, si desea retenerlos.

Estimular la creatividad de los empleados

Porque la rutina del trabajo diario puede hacer olvidar que en casi todos los puestos es posible innovar.

En conclusión, la motivación es un factor predominante para la productividad y la satisfacción laboral, ya que de esta forma una empresa puede crecer y obtener beneficios. Y como se ha comentado antes, no se puede lograr un aumento de la motivación y el desempeño de un mayor esfuerzo, sólo en función del aumento de recompensas extrínsecas (salario) porque es importante poner énfasis en los aspectos intrínsecos como lo son la posición social o el sentimiento de capacidad y ser útil.

Para más información sobre formación en auditoria y contabilidad